lunes, 29 de septiembre de 2014

DAVID ROBERTS Y LA VISIÓN ROMÁNTICA DEL ANTIGUO EGIPTO.

David Roberts (1796 –1864)

Fue un pintor escocés romántico de óleos, acuarelas y litografías.  En el siguiente vídeo he recogido algunas de sus litografías más bellas fruto de su viaje el año 1838 a Egipto. Estas obras, junto con la expedición napoleónica de 1798-1800 y el descubrimiento  por Champollion de la escritura jeroglífica (desde 1821), influyeron notablemente  para desvelar esta civilización y crear un interés inusitado por ella en la sociedad europea. La música del vídeo es Inmortal Egypt (1998) de Phil Thornton and Hossam Ramzy. Disfrútalo y luego si quieres continúa leyendo el artículo que viene debajo.



Orígenes y formación artística.


Roberts nació cerca de Edimburgo en 1796. Su origen fue muy humilde, su padre era zapatero, razón por la cual no tuvo una formación académica normal como pintor. Durante su  adolescencia tuvo que alternar su trabajo por el día como pintor de brocha gorda con sus estudios nocturnos. Sin embargo, en 1815 hizo valer sus cualidades como artista y consiguió su primer trabajo como ayudante de decorador de escenarios teatrales. En 1819 ya era el escenógrafo del Teatro Real de Glasgow. En este trabajo aprendió dos cosas fundamentales que aplicaría a sus obras posteriores: a trazar perspectivas arquitectónicas y a considerar que la realidad a veces había que enmascararla para no hacerla tan vulgar.

El paisajismo romántico.

A comienzos de la década de los 20 empezó a pintar óleos y a se dio a conocer en el mundillo pictórico escocés con cuadros de paisajes al estilo romántico de ruinas medievales (La Abadía de Dryburgh),. En 1824 visitó Normandía (en Francia) y de su viaje trajo consigo cuadros como una vista de la Catedral de Rouen que le valió ganarse una reputación como paisajista. A finales de la década  pudo incluso dejar la escenografía y dedicarse a tiempo completo a la pintura de taller.

Alhambra y Albaicín, 1833.



El Guadalquivir y la Torre del Oro, 1833.



En los años siguientes tuvo el acierto de interpretar por donde se encaminaba los gustos de la burguesía y de la aristocracia británica e ir  a buscar y a ofrecerles los temas más atractivos. Entre 1832 y 1833 realizó un viaje a España y Tánger donde tomó bocetos de edificios y tipos populares con los que trabajará en los años siguientes para sacar a la luz numerosos óleos y acuarelas. En España dejó honda huella entre pintores como Jenaro Pérez Villamil. En 1837 publicó estos bocetos a través de cuadernos litografiados (Picturesque Sketches in Spain), haciendo que su obra llegara a un público mas amplio.

Porqué Egipto. El viaje de 1838-39.

Ante el éxito de este cuaderno, el pintor William Turner le animó a que buscara  paisajes aún más espectaculares y evocadores y que marchara a Egipto. Egipto, como todo lo oriental, estaba de moda en la sociedad de la época. La expedición napoleónica de finales de siglo XVIII había desvelado a Europa una civilización apasionante. La descripción que hicieron de las “antigüedades egipcias” los artistas que visitaron en aquellas fechas Egipto todavía seguía siendo casi 40 años después la referencia fundamental de aquel mundo misterioso.

En Septiembre de 1838 Roberts llegó a Alejandría. Desde allí comenzaría un viaje a través de Egipto, Nubia y Tierra Santa dibujado todos los paisajes, tipos y edificios que encontrara a su paso. Comenzó con El Cairo y los restos cercanos de Gizeh, para ir bajando a lo largo del río hasta llegar en noviembre de ese año a Abu Simbel.  En diciembre dejó Egipto para dirigirse a Palestina, Jordania y Siria donde continuó tomando notas de todos sus rincones. En mayo de 1839 dio por terminado su viaje  y regresó a Gran Bretaña. Consigo traía cientos de dibujos y bocetos.

El Cairo vista Oeste, 1838.




En Edimburgo, su amigo Robert Scout Lauder le retrató con la vestimenta árabe con la que se movió por todo Oriente (1840). Su fama como pintor se acrecentó a partir de su vuelta y en 1841 fue nombrado miembro de la Royal Academy.

Retrato de Roberts vestido de árabe por Lauder, 1840




Con todo el material que trajo de su viaje trabajará en las siguientes décadas y alcanzará un éxito notable. Durante los años 40 (1842-49) publicó junto con el litógrafo Louis Haghe hasta seis volúmenes de litografías de este viaje y numerosos óleos y acuarelas.

Pilonos y sala hípetra del templo de Isis en la isla de Filé, años 40.




Características artísticas.

Su estilo era muy libre y al mismo tiempo muy romántico. Para acentuar los detalles más pintorescos y atractivos no dudaba en:
- Añadir elementos idealizadores de luz y formas que embellecieran los paisajes y monumentos.
- Aumentar la escala de los edificios introduciendo figurillas a un tamaño menor.
- Contrastar las ruinas del Antiguo Egipto con tipos populares ataviados con los ropajes árabes.
- Variar el color y hacer borrosas aquellas estructuras menos atractivas.

Sala hipóstila del templo de Isis en Filé. Años 40.




Nuevos trabajos en las décadas de los 50 y 60.

En 1851 y 1853 viajó a Italia y visitó sus principales ciudades recogiendo nuevas vistas de paisajes ciudadanos y de interiores de edificios. Su trabajo se completa con vistas de Escocia y Londres en la segunda mitad de la década de los cincuenta y los primeros años de los 60. En 1864 moría en Londres de una apoplejía mientras pintaba vistas de la ciudad desde el Támesis.

Interior de San Juan y San Pablo, Venecia. 1851.




Para ver más imágenes de la obra de Roberts en Egipto y Tierra Santa.

Egipto al descubierto
Historia clásica

Roberts trabajando en Egipto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada