sábado, 27 de septiembre de 2014

EDGAR DEGAS (1834-1917). CARACTERÍSTICAS, ETAPAS Y PRINCIPALES OBRAS.

Edgar Degas no fue un pintor totalmente impresionista, pues, aunque compartió  parte de las preocupaciones de sus amigos y participó hasta en siete de sus exposiciones conjuntas, no empleó su técnica pictórica. Se puede decir, que como Manet, es un enlace entre éstos y la pintura tradicional.


Sus inicios son como alumno de un discípulo de Ingres, del que adquiere su amor al dibujo. Sus primeras obras reflejan temas de historia como Las muchachas espartanas provocando a la lucha a sus compañeros y retratos muy realistas. Pero su estilo no está definido: por un lado, admira a los clásicos y, por otro, se siente un hombre de su tiempo, que sigue con curiosidad los avances científicos y artísticos.

Entre los años 1865 y 1872 se produce la creación de su estilo personal fruto de su admiración por Manet, el descubrimiento de la estampa japonesa y su afición  a la fotografía. Estas influencias le hicieron abandonar los anteriores temas y orientarse a representar temas contemporáneos sencillos, Durante los años posteriores no se cansará de pintar repetidamente ciertos temas como las bailarinas, el ambiente de la Ópera, las carreras de caballos, el circo, los cafés o las escenas íntimas de mujeres. No era pintor que gustase de los temas al aire libre: los hipódromos y algunas vistas de playa son sus únicas muestras.



Al contrario que los impresionistas prefiere el trabajo en el taller  y los motivos captados en interior y con luz artificial. Tampoco participa con ellos de su visión optimista ni de su técnica de pincelada. Pese a ese alejamiento es el pintor que llega más lejos en la captación de lo instantáneo. Lo consigue porque utiliza recursos de la fotografía o de la estampa japonesa: grandes plano, a veces apaisados;composiciones descentradas o asimétricas (con grandes vacíos en uno de los laterales); juegos de perspectiva; cuerpos en escorzos muy forzados;y enfoques de sus personajes captados en ángulo picado o poniendo en primer plano una cabeza.



Desde 1880 comienza a sustituir la pintura la óleo por el pastel, debido a que perdía visión y con esta técnica, que  no requere gran agudeza visual,  podía materializar mejor su amor por el dibujo y por la captación del movimietno y el instante.  Sus motivos se hacen más simples, con muy pocas figuras y sin tanto detalle. Sus temas preferidos, seguirán siendo las bailarinas de ballet y desnudos femeninos en acciones cotidianas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada