jueves, 16 de octubre de 2014

EILEEN GRAY, LE CORBUSIER Y LA CASA E.1027. UNA HISTORIA DE CELOS PROFESIONALES.

Facebook también es otra forma más de comunicación con los lectores de este blog. Y gracias a él hemos podido disfrutar de un debate y de una investigación a cerca de una graciosa imagen en la que el famosos arquitecto Le Corbusier aparecía pillado in fraganti  realizando una "maldad". La anécdota nos ha permitido conocer además la obra de Eileen Gray como diseñadora y arquitecta.

Le Corbusier en 1939 pintando un mural en la casa E.1027. El desnudo es "auténtico", como testifica la cicatriz que le recorre la pierna derecha, que se hizo en una accidente náutico.

Os cuento lo que ha descubierto sobre el tema una buena amiga de Facebook (en cursiva sus palabras, a las que he añadido fotos y pies de foto).

Eileen Gray fue una de las personas más sensibles y más innovadoras en el campo del "diseño total del espacio", entendiendo por tal cosa el mobiliario, la luz, las texturas, los colores, los tejidos... Abarcó un campo en el que los arquitectos del Movimiento Moderno apenas habían reflexionado por entonces, y llegó a logros prodigiosos.
Tenía fama de lesbiana y lo más que conceden algunos es que fue "bisexual", pero lo que era en definitiva era una mujer inteligente, con una sensibilidad excepcional y un espíritu libre ,que no quería estar atada a nadie ni a nada.


Eileen Gray. Retrato de perfil.

Nunca quiso casarse, y vivió sucesivas historias de amor que a algunos escandalizaba.

Jean Badovici era arquitecto de formación, y editor de la importantísima revista L´Architecture Vivante; era amigo de Le Corbusier, de quien había publicado muchas obras. Eileen y Jean estaban muy enamorados. Se construyeron una estupenda casa en la costa azul para vivir en ella su amor. La casa fue diseñada por ambos, Jean se limitó a los aspectos técnicos de su profesión.


La Casa E.1027 de Jean Badovici y Eileen Gray en la Riviera francesa, en el lado oeste de Cap-Martin, con vistas a la bahía de Mónaco. La imagen del edificio es actual, después de la restauración de 2009.

La elección del lugar como las ideas principales de la configuración de la casa, el acondicionamiento interior y el pago de la obra corrieron a cargo de Eileen. La casa se llamó E.1027, nombre que esconde el anagrama de sus iniciales. E de Eileen, 10 de la letra J = Jean, 2 de la letra B = Badovici, y 7 de la letra G = Gray.

La casa E.1027 se emplazó sobre la misma costa acantilada. Gray escogió este sitio por la belleza de sus vistas a la bahía y por aprovechar los bancales agrícolas. Su deseo era construir una casa que interactuara con los elementos naturales como el sol, los vientos dominantes y el mar.

Es una casa llena de luz. Todas las habitaciones dan a un balcón o a la terraza. Las persianas y las ventanas son graduables.

Fue construida entre 1926 y 1929. Badovici tenía mucha relación con Le Corbusier, y le invitó varias veces a la casa. Le Corbusier quedó literalmente conmocionado tanto por la casa como por la autora. Nunca hasta entonces había visto tal integración del diseño de mobiliario, alfombras, tapices y cortinas con la arquitectura moderna en un todo fantástico.

Mesíta de café diseñada por Eileen Gray para el dormitorio de la casa E.1027.

Le Corbusier era un "paleto", y nunca había conocido a una mujer como Eileen. Le Corbusier se hacía invitar a esa casa a menudo, e insinuaba que tal pared quedaría muy bien con uno de sus murales. Esas insinuaciones ponían frenética a Eileen, que había pensado cada detalle de la casa y que la quería justo como era, sin necesidad de que nadie viniera a meterle mano, ni a pintarrajear.

Sala de estar de la casa E.1027 con los diseños de decoración y mobiliario de Eileen Gray. La foto puede ser de comienzos de los años 30. En ella se puede ver: las alfombras tejidas a mano sobre el suelo; un sillón modelo Transcat a la derecha; otro sillón modelo Bibendum a la derecha; en el centro un diván modelo de 1925 y una mesa baja reclinable. En la pared hay una carta náutica del Caribe con una inscripción que dice "Invitation au Voyage".

Entre 1938 y 1939 Le Corbusier, por fin, pintó una serie de murales en la casa. Eileen, impotente, se desesperó.
El amor entre Eileen y Jean se había terminado hacía años. Eileen se había marchado de allí, y la casa había quedado a nombre de Badovici. Le Corbusier, que seguía obsesionado por la casa, se ofreció (otra vez) para pintar unos murales gratis. Era el arquitecto más famoso del mundo, y como pintor también era muy valorado. Traicionada por su antiguo amor, Eileen tuvo que enterarse de que el intruso estaba saliéndose con la suya, pintando las paredes de su casa, rompiendo todas sus ideas y todas sus intenciones y todos sus logros artísticos y espaciales.


La misma sala sin el mobiliario y con una de las "pintadas" de Le Corbusier. La casa es pequeña yfue diseñada como un espacio sencillo en donde todo fuera eficaz. Con novedosos armarios empotrados aprovechando los espacios muertos. Destaca el gran salón abierto que a su vez puede hacer de alcoba para dormir. Para Eileen una casa no era una simple construcción de bellas líneas, sino una vivienda para vivir las personas y tenía que llenarte tanto "la mente como el corazón".

Le Corbusier publicó los murales en varias revistas de arquitectura, sin ni siquiera mencionar el nombre de Eileen Gray. Y se permitió escribir sobre el escaso valor de los muros iniciales, que habían sido revitalizados y animados por su pincel. Pero se preocupó de no mostrar las fotos de sus murales sin más, sino en perspectiva con los espacios de la casa.


Uno de los murales de la entrada de Le Corbusier. En concreto el que medio tapó el fresco de Gray. El enfado de Eileen fue tan grande que le interpuso una demanda.

Todo esto enfureció a Eileen. Pero todavía más: Uno de los frescos había sido pintado en la entrada, sobre uno abstracto geométrico que ella había pintado. Dada la fama y la trascendencia de todo lo que hacía Le Corbusier, mucha gente llegó a pensar que la casa era obra suya. Le Corbusier lo desmintió a medias, y acabó escribiendo que la obra era de Jean Badovici y de Helen Gray. Ni quiso escribir bien su nombre.

6 comentarios:

  1. Muy buena publicación, me sirvió muchísimo para mi trabajo del cole (creo que me hizo odiar un poco a Le Corbusier)
    Saludos desde México, y muchas gracias por su aportación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paola, por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado el artículo y que te haya servido para descubrir otro aspecto de la obra de Le Corbusier menos conocido.

      Eliminar
  2. hola nadie tiene las medidas de la casa ?

    ResponderEliminar
  3. Hola, me gusto mucho la publicación, investigando sobre la mesa auxiliar E-1027 llegue aqui, equivocadamente siempre creí que el diseño era de Le Corbusier.

    ResponderEliminar
  4. Hola, me gusto mucho el articulo llegue aquí buscando información sobre la mesa auxiliar E-1027, que equivocadamente creí que era diseño de Le Corbusier.
    Muchas Gracias
    Saludos desde Murcia-España

    ResponderEliminar
  5. Hola, gracias por la información, aunque veo muy partidista el texto, que desprecia de inico a fin a LeCorbusier. Buscaré otra fuente para contrastar.

    ResponderEliminar