jueves, 2 de octubre de 2014

WILLIAM TURNER JUNTO A SUS MAESTROS. LA EXPOSICIÓN DEL MUSEO DEL PRADO.

El Museo del Prado presenta desde el 22 de Junio hasta el 19 de Septiembre de 2010 la exposición Turner y los Maestros. Es una oportunidad única no sólo para contemplar la obra de este pintor, de los que nuestros museos no tienen ni una obra, sino también para disfrutar de la de aquellos pintores que fueron su influencia e inspiración temática o estilística. La muestra busca que el espectador compare los cuadros del artista inglés con los de otros maestros del pasado y contemporáneos. El Museo nos ofrece este juego muy instructivo y escaparate de  lo que nos encontraremos en la exposición. Pincha sobre la imagen para acceder a él.

Al  comienzo de su carrera se aprecia la influencia de los grabados de Piranesi en sus acuarelas arquitectónicas y las de los pintores holandeses, RembrandtRuisdael y Van de Velde, en el tratamiento de la luz y de la atmósfera. En su etapa de madurez y tras visitar Italia en 1819 serán más apreciables los recursos de la pintura veneciana del XVI y el paisaje clasicista del XVII (CaracciLorena o Poussin). El siglo XVIII, a través deCanaletto y Watteau, también se harán sentir en su obra. Su contemporáneo y compatriota John Constable será otra de la citas comparativas ineludibles.

Canaletto (1733)  y Turner (1833). El gran canal de Venecia.

William Turner (1775-1851)

Turner, aunque partió de la tradición pictórica, puede ser considerado el pintor menos convencional de su tiempo. La modernidad de su obra en su etapa de madurez le hace predecesor del impresionismo y del expresionismo. El impresionismo tomará de su obra la preocupación por captar el instante atmosférico y los efectos de luz. El expresionismo apreciará su plasmación personal del mundo como algo animado por poderosas fuerzas cósmicas. Su obra provoca al espectador la emoción de estar ante una naturaleza cuyo poder desafía la razón humana, como podemos apreciar en el cuadro de abajo titulado Tormenta de nieve. Aníbal y su ejército cruzando los Alpes de 1812.

La naturaleza representada por Turner es la expresión romántica de lo sublime.

Tras su viaje a Italia su obra expresa una preocupación revolucionaria por el color y la luz, a los que intenta atrapar no sólo sobre los objetos, sino también a través de los medios por los que el color se propaga en la atmósfera: el  humo, el vapor y la niebla. Su obra más conocida Lluvia, vapor y velocidad de 1843, es la culminación de esta evolución y del cambio de temática. En ella combina la naturaleza sublime con la revolución industrial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada