sábado, 27 de septiembre de 2014

JUAN MUÑOZ. CARACTERÍSTICAS Y ESCULTURAS. LA RETROSPECTIVA DEL MUSEO REINA SOFÍA.

La retrospectiva de la obra de Juan Muñoz que ha recorrido la Tate Modern de Londres, el museo Serralves de Oporto y el Guggenheim de Bilbao concluye su recorrido en Madrid, ciudad natal del escultor. En el Museo Reina Sofía se han juntado un centenar de obras que ocupan distintos espacios: el jardín, el claustro, las salas y la terraza interior del edificio Sabatini. Sin duda es la exposición más completa que se haya celebrado sobre el artista  hasta la fecha. La exposición hace un recorrido por toda su obra, desde sus primeras miniaturas de elementos arquitectónicos, hasta sus últimos trabajos en forma de grandes composiciones.

Juan Muñoz, una figura, 2000.




Juan Muñoz, nacido en Madrid en 1953 y fallecido de forma prematura en 2001 en Ibiza, es uno de los escultores contemporáneos españoles que ha logrado el reconocimiento internacional y cuya obra figura en los museos más importantes del mundo pese a su contemporaneidad. Se dará a conocer  a mediados de los años 80, pero hasta  la década siguiente no alcanzará la fama que hoy tiene gracias, sobre todo, a sus instalaciones escultóricas "narrativas". En ellas juega con el espectador, convirtiéndolo en un elemento más de la composición.

Premio Nacional de Artes Plásticas en 2000, Juan Muñoz murió súbitamente un año después, a los 48 años, en pleno triunfo de su instalación Double Bind en la Sala de Turbinas de la Tate Modern londinense, obra que le consagró internacionalmente como uno de los artistas más importantes del siglo XX.

Juan Muñoz, Many Times, 1999.


Eso sucede con Many times (Muchas veces) (1999), seguro su obra más conocida. Está formada por cien figuras de rasgos asiáticos que sonríen con beatitud. Todos los rostros son similares, sólo sus posturas los distinguen y llenan de movimiento. Pasear entre ellos nos provoca sensaciones extrañas. Invadimos su espacio y ellas permanecen impertérritas, sonriendo, sin  mirar directamente al visitante. La falta de individualidad y de privacidad nos incomoda.

En la escultura El ventrílocuo mirando un interior doble el visitante contempla una imagen, en negativo, de dos puntos de vista de un apartamento moderno. Su mirada, la comparte con la de un muñeco de ventrílocuo, que mueve los labios sin emitir sonido alguno... El silencio que emana de su boca no puede ser mas inquietante, para el que está a su lado.

Juan Muñoz, Ventríluco, mirando el interior, 1998-2000.



La figura del Ahorcado se inspira en la de un equilibrista que pintó Edgar Degas.  Juan Muñoz  transforma esta  escena bella en algo dramático, que nos golpea y que no acertamos a comprender: estamos ante un torturado o ante un suicida.

Juan Muñoz, Ahorcado, 2001.




En Tierra Baldía, "The Wasteland" (1987), el espectador ha de caminar por un  suelo geométrico bajo la muda mirada de una pequeña figura sentada sobre una repisa en el fondo. Todo el mundo calla y pasa rápidamente a la sala siguiente...

Juan Muñoz, Tierra Valdía, 1987. 


En el siguiente vídeo puedes conocer algo más acerca del mundo creado por Juan Muñoz.



Para conocer más sobre su obra mirad este vídeo de RTVE. Es un documental biográfico sobre el gran escultor madrileño coincidiendo con el décimo aniversario de la muerte del artista en agosto de 2001. El documental se articula alrededor de una valiosa y original entrevista, que Muñoz realizó en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo de Santiago de Compostela en 1996 y en la que reflexionaba sobre su trabajo y sus ideas. Las voces de amigos y expertos transmiten su pasión por un artista que, desde su indiscutible espíritu libre, abordó la creación fuera de las modas y las ataduras formales. Sus creaciones son escultura figurativa, sonido y arquitectura, literatura y magia. El documental también rescata imágenes domésticas del taller de Juan Muñoz en su proceso creativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada