martes, 7 de octubre de 2014

EL DESCENDIMIENTO DE CARAVAGGIO. NATURALISMO, TENEBRISMO Y SIMBOLISMO.

Como ya hemos visto en un artículo anterior se van a celebrar en Madrid durante el mes de agosto varios acontecimientos culturales de importancia con motivo del JMJ-2011. A mi juicio, destaca sobre todos ellos el préstamo que el Museo Vaticano ha realizado de la obra maestra de CaravaggioEl Descendimiento, que se puede ver desde el 22 de Julio hasta el 18 de septiembre en la sala 4 del  Museo del Prado (salas de Pintura italiana). Cualquier información a cerca de horarios o del recorrido artístico, "La palabra hecha imagen. Pinturas de Cristo en el Museo del Prado",  lo podéis ver en el enlace anterior. Aquí voy a hablar del lienzo.

Caravaggio. El Descendimiento. Óleo sobre lienzo, 306 x 214 cm. 1602-1604. En la sala 4 del Museo del Prado.

Ficha técnica.

El Descendimiento o Santo Entierro.
Michelangelo Merisi da Caravaggio. 1602-1604.
Óleo sobre lienzo, 306 x 214 cm.
Ciudad del Vaticano, Museos Vaticanos.

Su ubicación original sería sobre el altar mayor de la capilla que la familia Vittrice poseía en la  iglesia romana de Santa María in Vallicella, también conocida como Chiesa Nuova, perteneciente a la Congregación de los Oratorianos de san Felipe Neri. La obra fue trasladada a París durante la ocupación napoleónica. Al ser devuelta en 1817 ya no se volvió a alojar en la iglesia, pasando a formar parte de la Pinacoteca Vaticana. Actualmente en la capilla hay una copia de la pintura (véase foto inferior) que nos sirve para hacernos una idea del contexto arquitectónico para el que se diseñó la obra, algo fundamental para entender la pintura barroca.

El Descendimiento en qué debemos fijarnos.

Puede que ningún otro pintor haya contravenido hasta tal punto las convenciones artísticas y sociales de su época como Caravaggio (1571-1610). Su biografía parece más bien un informe policial, ya que era conocido por su iracundo e insoportable temperamento y a menudo entró en conflicto con la justicia. Su arte no era menos espectacular y estableció unas directrices completamente nuevas en la pintura europea.
  • El Naturalismo. A diferencia de otros pintores que trabajan en la misma época en Roma como los Carracci, que seguían los ideales del clasicismo y del CinquecentoCaravaggio no partía de la imitación de pintores anteriores ni se ciñó  a los convencionalismos de los géneros pictóricos. Su objetivo era pintar sus personajes con realismo, pero no sólo consiguiendo reproducir correctamente las proporciones o los movimientos anatómicos (cosa conseguida desde el siglo XV), sino trabajando con modelos de aspecto vulgar que encontraba en la calle y en las tabernas. Sus santos e historias bíblicas, en vez de representar figuras extasiadas y acontecimientos supraterrenales, reflejaban personajes de carne y hueso que podían ser sucios, afeados y grotescos, eso es lo que se conoce como naturalismo. Por este motivo a menudo sus obras eran furibundamente criticadas e incluso reprobadas por quienes las habían contratado.
Caravaggio. El Descendimiento. 1602-1604. Detalle de Nicodemo y San Juan Evangelista.

  • Pese a todo lo dicho en el punto anterior, puede que estemos ante la excepción que confirma la regla, el único cuadro alabado por todos desde el mismo momento que se expuso en 1604. ¿Cuál ha sido la razón de esa unanimidad? Pues, tal vez sea porque en la obra conjugó naturalismo e idealización, es decir, además de reflejar a tipos populares como era propio de la obra de Caravaggio, también se dejó inspirar por la belleza de un clásico. En el detalle que tenemos encima podemos observar el contraste entre la figura y el rostro de Nicodemo, que vuelve su rostro compungido y lleno de arrugas hacia nosotros, un rostro real, y el desnudo bello de Cristo, un cuerpo idealizado. El primero es posible que se trate del retrato de Pietro Vittrice, titular del patronato del oratorio de San Felipe Neri, muerto en 1600, y el segundo es un modelo inspirado en la tradición que comienza en La Piedad de Miguel Ángel y que continúa en el Santo Entierro de Tiziano, como se puede ver en la foto de debajo. El resto de los personajes son populares, aunque no premeditadamente afeados.
Comparación. Detalles del brazo y del desnudo de Cristo muerto en La Piedad de Miguel Ángel, el Santo Entierro de Tiziano y El Descendimiento de Caravaggio.

  • El tenebrismo como recurso expresivo y narrativo. El paisaje prácticamente no jugaba ningún papel en sus cuadros ni siquiera cuando la escena se desarrollaba al aire libre como en este caso: a lo sumo un matojo asoma en el margen inferior. Las figuras se disponen sobre un fondo oscuro y son iluminadas por un potente foco que parece deslumbrarles. Con este recurso el pintor consigue que el espectador se concentre sobre aquellos detalles que especialmente le interesa resaltar, creando además un fuerte impacto monumental y dramáticoCuatro son básicamente los detalles que me llaman la atención: 
  1. El retrato de Pietro Vittrice como Nicodemo, del que ya hemos hablado.
  2. El catálogo de reacciones de dolor ante la muerte de Cristo desde las más extremas hasta las más contenidas: la joven María de Cleofás alza los brazos hacia el cielo y grita desesperadamente; María Magdalena se enjuga las lágrimas; la Virgen María con dolor silencioso y sereno; San Juan Evangelistaintenta una última caricia al cuerpo del Maestro amado y Nicodemo nos mira entre resignado y compungido.
Caravaggio. El Descendimiento. 1602-1604. Detalle María de Cleofás.

Caravaggio. El Descendimiento. 1602-1604. Detalle de la Virgen y la Magdalena.

  1. El cuerpo de Cristo que parece dormir apaciblemente, como si no hubiese sufrido la pasión. Caravaggio no quiere mostrarnos el dolor a través de él, aunque se reserva un detalle morboso, que confirma que es un cadáver lo que llevan a enterrar: la mano de San Juan Evangelista no puede evitar asir el cuerpo por la llaga del costado. Esta simple referencia es la que nos habla del dolor físico de Cristo.
Caravaggio. El Descendimiento. Detalle de Cristo sostenido por San Juan.

  1. El mensaje simbólico religioso. En la obra de Caravaggio siempre es muy importante hacia dónde apunta las manos. Hacia el cielo en La Conversión de San Pablo, hacia Leví en La Vocación de San Mateo. Aquí el brazo caído de Cristo y la piedra son los verdaderos y silenciosos protagonistas del cuadro. La mano nos la señala y ella aparece en diagonal proyectándose hacia nosotros. Es la losa bajo la que reposará la esperanza de la salvación de la humanidad en espera de la Resurrección, pero es a la vez la piedra angular sobre la que se edificará la Iglesia. El cuadro dispuesto para ser el fondo de un altar, como vemos en la primera foto del artículo, conseguiría todo su efecto simbólico en el momento en el que el sacerdote al consagrar elevara la ostia hasta la altura de los dedos de Cristo y la piedra. 
Caravaggio. El Descendimiento. 1602-1604. Detalle mano.

      •  Composición. El esquema compositivo es muy compacto que traza a través de la luz y las posturas de los personajes una diagonal que va desde la esquina inferior izquierda de la tela hacia la opuesta superior. Iluminación y composición recuerdan a un fotograma cinematográfico.
      Caravaggio. El Descendimiento. 1602-1604.

      ----....----....----....----....----....----....----....----....
      Otras interpretaciones del Descendimiento de Cristo por otros pintores en artículos de este blog:
      1. - Pontormo.
      1. Van der Weyden.

      No hay comentarios:

      Publicar un comentario en la entrada