domingo, 5 de julio de 2015

ARQUEOLOGÍA SUBMARINA. NUEVAS TECNOLOGÍAS. LOS PECIOS DE LAS ISLAS EÓLICAS EN SICILIA.

La arqueología submarina nos está dando grandes alegrías en este mes. Hoy, la prensa italiana ha recogido un interesantísimo reportaje fotográfico, que puede ser de lo mejor del verano, sobre unos yacimientos submarinos en las islas Eolias o Eólicas (en italiano: Isole Eolie). Por primera vez se han podido fotografiar con calidad pecios que se conocían desde hace años, pero que al estar sumergidos a más de 100 metros de profundidad hacían imposibles analizarlos. Los nuevos sumergibles han puesto en evidencia que el mar profundo está todavía inexplorado y listo para ser estudiado y documentado.


Las Eolias son un conjunto de islas volcánicas dispuestas en forma de Y a unos 50 kilómetros de la costa nordeste de Sicilia. La isla más grande es Lípari, razón por la cual se conoce también al archipiélago como islas Lípari. Las otras islas son Vulcano, Salina, Stromboli, Filicudi, Alicudi y Panarea. Sus nombres no dejan dudas que estamos ante volcanes, pero también de que eran en la antigüedad puntos de paso necesario en la navegación del Mediterráneo central, entre Sicilia y el estrecho de Mesina, Nápoles u Ostia.

El barco holandés "Alq", estación base del submarino, lugar donde se realizan todos los trabajos científicos y técnicos.



Un submarino de alta tecnología, el C-Explorer 3 construido por la compañía holandesa U-Boat Worx, ha descendido hasta profundidades casi prohibitivas para los buceadores para contribuir al avance científico de la arqueología. Este vehículo va a revolucionar la arqueología submarina porque posee una amplia cabina acristalada con capacidad hasta par tres personas y porque tiene brazos manipuladores con los que coger muestras y hacer filmaciones y fotografías de alta calidad.

La cabina del C-Explorer 3 a una profundidad de más de 100 metros. En la foto observamos los instrumentos y paneles de mando de la cabina. Un potente foco ilumina el pecio. La amplitud permite moverte con comodidad por la cabina desde una posición sedente. La temperatura y la humedad en el interior es confortable por lo que el trabajo de investigación no se hace penoso.


Así, desde el 20 de Junio y hasta el 21 de agosto, un equipo de arqueólogos dirigidos por  del profesor Sebastiano Tusa, Superintendente de los mares de Sicilia, explorará los fondos marinos de Sicilia documentando fotográfica y arqueológicamente todo lo que encuentra a su paso.

Las luces pueden ser más indirectas y permitir al arqueólogo tomar instantáneas con otros matices. La cabina permite casi una vista de 360 ​​grados, que te hacen sentir como si estuvieras dentro de un acuario. 


Las fotografías que nos han ofrecido datan de la jornada del día 2 de julio de 2015, en la que estuvieron explorando tres pecios cercanos a la isla de Panarea, que se encuentran a una profundidad de entre 90 y 140 metros. Lo que vemos en las fotos son cargas intactas de centenares de ánforas que llevan en ese mismo lugar más de 2.000 años. La madera de los pequeños buques que los transportaban ha desaparecido, al menos en la parte que se deja ver.


Los restos ya fueron identificados e incluso fotografiados hace cinco años con un robot sumergible, pero sólo ahora se han podido investigar tan de cerca por los mismos arqueólogos y precisar las características y hasta las texturas de todos los objetos, . Durante la investigación se toman diariamente más de 500 fotografías de alta resolución de cada yacimiento con el objeto de crear un fotomosaico del mismo en 2D y 3D con el que poder trabajar en superficie. Con estas imágenes los científicos pueden sacar muchísima información sobre la carga, el origen y el destino del envío y la fecha probable del naufragio.


El objetivo final es documentar gráficamente todos los yacimientos conocidos y los nuevos que vayan surgiendo y crear un mapa submarino tridimensional de los naufragios romanos en torno a la isla de Panarea. El proyecto es llevado a cabo por un equipo en el que colaboran la Asociación sin ánimo de lucro Trust Aurora, que originalmente descubrió los pecios entre 2009 y 2010, la empresa de sumergibles holandesa, una asociación profesional submarinista (GUE) y el Estado italiano. Algunos artefactos sean retirados del fondo del mar para ser restaurados y expuestos en museos regionales. Pero también, se sacarán a la superficie algunos objetos raros o de interés, puesto que resultaría muy arriesgado dejar allí una vez conocida la ubicación del pecio. De momento, así se hizo en la campaña de 2014 con yacimiento conocido como Panarea III.


Los pecios mejor estudiados.

El pecio de Panarea II es un naufragio romano  localizado a 120 metros de profundidad  sobre un fondo de arena. Contiene más de mil ánforas de estilo Dressel 21-22 y Agora '54 enteras e intactas. La fecha del naufragio es aproximadamente del siglo II d. C.

Ya en 2014 se utilizó otro modelo de submarino y con ayuda de buzos se pudieron tomar magníficas imágenes del pecio Panarea III, como las que vemos aquí debajo.


El naufragio conocido como Panarea III es de un barco griego. Se encuentra a 130 metros de profundidad sobre una plataforma de arena. Contiene una carga heterogénea, compuesta principalmente por ánforas greco-itálica y ánforas púnicas. La investigación preliminar reveló más detalles de la carga como, por ejemplo, la presencia de pequeñas piezas para artes de pesca, un molino, kalathoi, lanzadores, y un magnífico louterion o altar de sacrificios del barco para que los dioses favorecieran la navegación.

Imágenes de Panarea III en 2014.



Las islas volcánicas y el pequeño sumergible. Imágenes de julio de 2015.



Por la cara que pone el arqueólogo..., la experiencia debe ser fantástica.




Por último os dejo con una selección de las fotos que tomó la Fundation Aurora Trust en 2010 de los pecios de Panarea en 2010. Si os fijáis en sólo 5 años ya se han dado unos avances increíbles en vehículos que ayuden a la arqueología submarina. Entonces utilizaron el sonar para localizar el pecio y no hubo inmersión en persona. Las fotos las obtuvieron desde el barco a través de un robot sumergible. Las fotos hubieron de hacerse de cerca porque desde más lejos se perdía mucha calidad. Aún así ya fueron un lujo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada