sábado, 27 de septiembre de 2014

JEAN-LEON GEROME Y WILLIAM-ADOLPHE BOUGUEREAU, DOS PINTORES ACADÉMICOS FRANCESES DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX.

A Jean-León Gerome y William-Adolphe Bouguereau les unen muchas cosas en lo personal. Ambos son de la misma generacíón, Gerome nació en 1824 y Bouguereau al año siguiente, y los dos murieron con ochenta años al comenzar el siglo XX. Aunque son pintores académicos y practican por tanto el tema histórico y mitológico, ambos se apartan en algún momento de su carrera de la vereda oficial y evolucionan hacia un lenguaje muy personal, completamente idílico, aunque ambos por caminos distintos. Gerome se retrotrae al exotismo romántico de Egipto, los serrallos y los desnudos sensuales y Bouguereau, en cambio, busca su escape en las imágenes religiosas y la infancia. Los dos tienen como objetivo central de su pintura a la mujer.
Los dos no aprecieron ni en el Impresionismo ni en las vanguardias ninguna aportación a la pintura.

Observa este vídeo con música de Thornton and Ramzy (album: Inmortal Egipto) y disfruta de los cuadros. A continuación te ofrezco algunos datos a modo de esquema sobre su biografía, características y obra.

JEAN-LEON GEROME (1824-1904)

- Nació en Vesoul, Alto Saona, Francia.
- Entre 1844 y 1845 completa sus estudios en Italia copiando de los pintores italianos.
- Su primer éxito llega en 1847 con Pelea de gallos, medalla de tercera clase en el Salón de la Academia. Con Anacreonte, Baco y Cupido se llevó medalla de segunda clase en 1848. De 1846 a 1854 todos sus cuadros tienen que ver con temas de Grecia y Roma.



- En 1854 viajó a Turquía por motivos oficiales y quedó prendado por el exotismo oriental. Tres años después visitó Egipto, y aún lo hará más veces atrapado por la luz y la magia de sus gentes. Desde entonces el tema del mundo musulmán fue recurrente hasta sus últimos años, combinándolo con los clásicos de la década anterior y añadiendo además los temas de la historia de Francia desde el reinado de Luis XIV.

- En 1861 volvió de nuevo a Egipto y, después de su acostumbrado periplo, lo prorrogó visitando durante  ocho meses Palestina y Siria. En 1868 volvió a Oriente Medio, recorrió el Nilo y llegó al mar Rojo, Petra  y Jerusalem. Pintará los paisajes y tipos que encuentre con meticulosidad etnológica, como podemos comprobar en el cuadro de abajo titulado Árabes cruzando el desierto.



- Entre tanto, le llegaba el reconocimiento del poder oficial y artístico. Fue elegido miembro del  Instituto de Francia en 1865 y caballero de la Legión de Honor en 1867. En 1869 fue invitado con otro grupo de intelectuales a la apertura del canal de Suez.

- La Guerra con Prusia de 1870 y los posteriores acontecimientos revolucionarios de La Comuna de París le mantuvieron apartado en Londres, donde comenzó la serie de escenas de baños orientales. En esta serie se dejó llevar por su fantasía , imaginando habitaciones mágicas y vaporosas donde reposaban  sensualmente las mujeres del harén. El erotismo ya se había manifestado en anteriores cuadros en los que había representado desnudos femininos como Friné ante el areópago (1861) o Mercado de esclavos (1867), pero al fin y al cabo estaban ubicados en la Antigüedad. El escándalo provino de que sus mujeres del serrallo eran demasiado reales.


- Su espíritu aventurero e incansable le llevó a seguir viajando: Turquía en 1871; España y Argelia en 1873; Turquía otra vez en 1879; Egipto en 1880; Grecia en 1881; Italia y Sicilia entre 1889-90.

- Gerome se extrenó como escultor en 1878.

- Fue un furibundo opositor del Impresionismo, muy especialmente de Monet.

WILLIAM-ADOLPHE BOUGUEREAU (1825-1905)

- Nació en La Rochelle, costa oeste de Francia.
- Desde 1846 estudió en la Escuela de Bellas Artes. Obtuvo el Premio de Roma, la beca para residir en la villa Medici por 3 años, en 1850, donde pudo estudiar la escultura clásica y a los maestros del Cinquecento. La influencia de los clásicos es muy evidente desde sus primeras obras.

- Su primer éxito le llegó en 1854 con  El triunfo de la mártir , donde muestra que le interesa tanto la alegoría mitología como las imágenes religiosas. En ambos géneros muestra un colorido moderado por una iluminación artificial. Sus figuras están dominadas por el dibujo y las posturas clásicas.  Resultan  marmóreas, de expresión fría y distante. Es la búsqueda de la belleza sin pasión. En las dos imágenes que vemos debajo podemos ver a Eros y Pisque (1889) y a la Virgen entre ángeles (1900), que pueden ser buena muestra de ese estilo gélido y bello al mismo tiempo.



- Desde mediados de los sesenta empieza a introducir personajes populares y técnicamente aporta mayor luminosidad a sus pinturas.
- En 1876 fue nombrado miembro de la Academia de Bellas Artes.
- Tiene una faceta temática muy característica: la representación niñas a la manera de pastorcitas en posturas lánguidas y miradas directas al espectador. Estos cuadros son bellísimos y en ellos refleja una ternura comparable a Bartolomé Esteban Murillo. El acabado es perfecto.



- Fue uno de los pintores más exitosos de su tiempo, pese a no simpatizar con la vanguardia, ni tampoco ser un académico al uso, al ser una persona muy recta y directa, lo cual le granjeó algún enemigo. Sus cuadros fueron adquiridos en gran número por coleccionistas americanos e ingleses.
Para conocer algunas ideas más a cerca de estos pintores y de otros de esta segunda mitad del siglo XIX, así como de las características temáticas y técnicas del academicismo recurrid al artículo al que os direcciono.

Para seguir viendo obra de Gerome y la exposición del Museo Thyssen de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada